2012 noviembre

Archive for noviembre, 2012

Juguemos a ser otros: cambio de roles.

noviembre 27th, 2012 by Judith Viudes | No Comments | Filed in Hablan expertos Factor Mujer, Ideas eróticas

Como ya hemos mencionado en otras publicaciones, sabemos que el enemigo número uno de la falta de deseo sexual es la rutina. La falta de novedad en las relaciones sexuales juega un papel importante en la líbido, sobre todo en la de las mujeres.Para combatir esta dosis monótona y rutinaria debemos producir Dopamina, y para producirla se tiene que hacer cosas nuevas en el ámbito sexual, ¿preparados?

Juguemos a ser otros

Todos tenemos fantasías sexuales, y seguramente en alguna de ellas nos hemos imaginado siendo otras personas: con un trabajo distinto, con una economía determinada, vestidos de una forma concreta, frecuentando sitios distintos a los normales, rodeándonos de otro tipo de gente, etc. Es decir, muchas veces hemos imaginado ser otra persona y por qué no, también hemos fantaseado sexualmente con otra pareja distinta a la nuestra.

¿Os imagináis hacerlo realidad?

No os alarméis, no os estoy pidiendo que busquéis un amante con quien culminar vuestras fantasías sexuales, sino que vuestra propia pareja y tú os convirtáis en esos personajes determinados.

Pongamos un ejemplo. Imaginaros que os citáis en el hall de un hotel para tomar algo, sería interesante que fingierais ser dos desconocidos o bien, amantes. Uno de vosotros tendría que “entrarle” a la otra persona de forma que intentase ligar con ella y se mostrarse interesado/a por su vida.

Aquí es donde podéis jugar a ser quienes queráis, desde un multimillonario estricto y trajeado, hasta un piloto de avión o un marinero que ha recorrido medio mundo. Y ella igual, puede jugar a ser quien quiera, desde una bohemia  escritora, hasta una atractiva ejecutiva o una diseñadora versátil.

Los personajes son infinitos, así como las características que los encarnan… ¡ese día seréis lo que queráis ser!

¿Cómo puede terminar la cita?

De nuevo, como queráis. Sería seductor que os cogieras una habitación de hotel o de hostal, o quedar más tarde en algún lugar para cenar, tomar algo, o incluso podéis jugar a invitar a esa “persona” a casa… donde poder seguir la velada  encarnados en esos personajes.

Esta es una forma divertida, morbosa y atrayente de hacer cosas nuevas con nuestra pareja y además, de poner en marcha ciertas fantasías sexuales.

¿Lo habéis probado? Contadnos la experiencia :)

Tags: , , ,

Una terapia diferente

noviembre 27th, 2012 by Encarni Arcoya | No Comments | Filed in Ideas eróticas, Relatos eróticos

fuente: ranahaksara.files.wordpress.com

Todavía no podía creerse que lo hubiera hecho. ¿Cómo había conseguido meterla en esa atracción? Encima duraba 20 minutos, 20 de espera que sabía no iba a poder soportar. Él se había sentado a su lado y miraba por las ventanas pero ella apenas podía levantar la mirada del suelo del lugar donde estaban. ¿Qué tenía de divertida una noria de columpio? ¡Si solo daba una vuelta y ya!

La mano de él acariciándole el costado hizo que temblara sin poder evitarlo. Estaba demasiado inquieta, y encima estaban a varios metros del suelo, del seguro suelo… Tenía que haberse callado lo del miedo a las alturas, quizás si se hubiera buscado otra excusa… pero no, él tenía que decir que podría curarla…

La mano de él la acarició en la mejilla empujándola levemente para que levantara la cabeza y pronto se encontró besada por él. Pero no eso conseguía quitarle el nerviosismo. Notó cómo se movía poniéndose delante de ella, arrodillado, abriéndole las piernas para situarse en ese lugar y presionar su vientre contra su centro.

Ella abrió los ojos y se apartó del beso preguntándole con la mirada, mirándolo perpleja mientras se daba cuenta que tenía las manos sujetas por las de él y ancladas al asiento. Él aprovechó para besar sus pechos, sobre la ropa, recorriéndolos con la lengua y mordiendo, quizás más fuerte de lo normal, atrapando pellizcos de carne que, si bien no dolían demasiado, si molestaban al principio.

  • Relájate… Es una terapia que voy a enseñarte para que estés tranquila. – Y con esas palabras pareciera que, a su chico, le salían cuernos y tridente… Porque el tono de voz auguraba mucho más que una relajación.

Tags: ,

Parte orgásmica de la vagina

noviembre 27th, 2012 by Judith Viudes | No Comments | Filed in Hablan expertos Factor Mujer
Empezaremos alegando que el orgasmo es una respuesta refleja ante un estímulo sexual, y esa respuesta tanto a nivel neurológico como fisiológico, es la misma sea cual sea la zona estimulada que nos hace alcanzar el clímax.Durante el orgasmo, se activan hasta 30 áreas cerebrales, y sea cual sea la vía de estimulación se activa en común la misma región de la corteza sensorial.  La respuesta orgásmica a nivel cerebral ya sea a través de la masturbación clitoriana, vaginal, sexo oral, anal, estimulación de zona erógenas, etc. en nuestro cerebro hará la misma función, reflejándose en una u otras zonas cerebrales.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que la mejor herramienta que existe para llegar al orgasmo está en nuestra cabeza.

Muchas veces hemos hablado de lo frustradas que se sienten muchas mujeres a causa de no encontrar el orgasmo exclusivamente por penetración, y es que se nos olvida que el orgasmo se produce con una estimulación directa o indirecta del clítoris.

El clítoris se extiende por el interior de la vagina a través de sus raíces y sus numerosas terminaciones nerviosas que también llegan a la entrada de la vagina. Concretamente, el clítoris puede alcanzar a medir hasta 13 centímetros y esta prolongación interna está ligada a la conocida zona del “punto G”.

La vagina es un conducto muscular de entre 7,5 y 10 cm. de largo, este conducto es el que  comunica la vulva con el cuello del útero. Ya sabemos que la vagina posee muchísima elasticidad y cuando una mujer se excita, ésta se lubrica, de tal forma que se hincha y se ensancha para acoger al pene.

Por tanto, el primer tercio de la vagina (4-5 cm aproximadamente) es la única parte con suficientes terminaciones nerviosas como para alcanzar el placer.

Como cita la doctora Odile Buisson del Hospital Saint Germain en Laye (Francia):  “considero que el orgasmo por vía vaginal es básicamente un orgasmo clitoriano obtenido a partir de la estimulación de la vagina”.

Aparcad el mito, y desbancad esa idea falocentrica de que el orgasmo tiene que ir conducido únicamente por la penetración, ya que, el clímax puede estar en muchas partes del cuerpo.

Tags: , ,

¿Has probado el “sadomasoquismo”? Juguemos

noviembre 22nd, 2012 by Judith Viudes | 1 Comment | Filed in Hablan expertos Factor Mujer, Ideas eróticas, Noticias

Cuando mencionamos la palabra sadomasoquismo, suelen venir a la mente escenas oscuras, con cuero de por medio, látigos y dolor. Pero ¿Qué es realmente el sadomasoquismo?Desde el punto de vista más teórico de la Psicología, el sadomasoquismo une lo que son consideradas dos tipos de parafilias.

Una de ellas es El Sadismo, refiriéndose a la gran carga de excitación sexual que se siente a través de producir dolor a la otra persona, ya sea físico o psicológico.

Y por otro lado El Masoquismo, haciendo referencia al lado opuesto, la excitación sexual proviene de ser azotado o humillado.

50 Sombras de Grey

La famosa novela erótica de la británica  E. L. James “Cincuenta sombras de Grey”, nos introduce de una forma sutil en este mundo prohibido del que poco se habla. En el libro se explica el papel de las dos partes del juego, tanto del que se excita desorbitadamente al proporcionar dolor, el amo; como el papel del que recibe esas dosis de dolor tanto físico como psicológico, la sumisa.Es importante decir que el género no depende del papel, puede haber amos y amas, así como sumisos y sumisas.

¿A quién le puede gustar recibir/proporcionar dolor sexual?

Lo primero que hay que dejar claro, es que la práctica del sadomasoquismo es un acuerdo entre ambas partes, un compromiso consensuado siempre. Ante las escenas de agresividad, siempre hay un límite establecido por ambas partes y éste no se transgrede.

Tenemos una visión muy distorsionada respecto al tema, pues el sexo conlleva cierta agresividad, en si es una descarga tensional. La líbido que “acumulamos” es descargada durante el acto sexual.

Además, el dolor puede ser subjetivo para cada individuo tanto a nivel físico como emocional, de tal forma que el dolor puede excitar hasta cierto punto, y ya sabemos que en cuanto a  fantasías sexuales no hay límites.

Es muy importante destacar que en esta práctica sexual no hay una víctima sobre la cual se abusa, no. Los dos miembros juegan un papel que les gusta, que les excita y que les proporciona placer, cada uno desde su perspectiva particular. Ambos disfrutan enormemente con ello.

¿Qué “juguetes” se pueden utilizar?

Tantos como se quieran, y usados dentro de los límites acordados entre ambos miembros.

Podemos encontrar látigos, esposas, cuerdas, antifaces, fustas, pinzas, varas, plumas, trajes,…

Estos son algunos de los complementos que se emplean para la práctica del sadomasoquismo y que se usan para proporcionar esa fina línea entre el dolor y el placer.

¿Te atreverías a probar tus límites?

Sin duda, es una práctica sexual que hará que tus niveles de adrenalina toquen un nivel bastante elevado.

El sexo es explorar, descubrir y disfrutar, y no se pierde nada por introducir delicadamente alguno de estos juguetes en la práctica sexual. Recuerda, que siempre habrá límites y nunca se hará nada en contra de la voluntad de nadie, se trata de gozar y experimentar.

Tags: , , , , , , ,

Sorpresa de medianoche

noviembre 19th, 2012 by Encarni Arcoya | No Comments | Filed in Ideas eróticas, Relatos eróticos
Ver los ojos de ella brillando con la felicidad ya era un pequeño tesoro que albergaría toda la vida. ¿Cómo podía ser que una persona como ella hiciera que su corazón saltara de esa manera con una sonrisa como la de ella? ¿Cómo lograba aferrarse a su mente y ser imposible concentrarse cuando no estaba cerca de ella? Aunque claro, cuando la tenía cerca no podía pensar en el trabajo, solo en el cuerpo de ella sin esa ropa que se le marcaba incesantemente y le obligaba a apartar la mirada salvo que quisiera dar un espectáculo.

Esa sonrisa suya le hacía sonreír a él, como si la inocencia de un gesto tan simple fuera en realidad una bendición. Y sus labios moviéndose… ¿Por qué no los escuchaba? ¿Por qué estaba ensimismado viendo esos labios que ahora lo tentaban abriéndose y cerrándose, mezclándose con la lengua y produciendo palabras que no llegaban a sus oídos?

  • ¿Perdón? – Agitó su cabeza para centrarse. Había sido una noche especial, una en la que las sorpresas iban de una en una, todo preparado para que fuera inolvidable. No iba a estropearlo ahora.
  • ¿Puedo probarlo? – Repitió ella, su rostro ligeramente ruborizado por tal atrevimiento, mirando fugaz a sus ojos y al objeto de deseo.
  • ¿Aquí? – Miró alrededor observando a otras personas en el restaurante. El rubor se acentuó y no pudo evitar una carcajada. Adoraba la dulzura y timidez de ella.

Miró su mano que escondía el regalo que le había hecho, un pequeño obsequio que sabía le haría ilusión, una bala vibratoria. Oh…. La de cosas que ella con esas dos palabras había provocado en él…

  • Como mi princesa desee… Vamos a probarlo.

Tags: , , , , , , ,

Poderoso Don Perdón, tercera parte

noviembre 19th, 2012 by Encarni Arcoya | No Comments | Filed in Ideas eróticas, Relatos eróticos
Vale. Ella estaba enfadada. Tenía que seguir pensando eso y no en los labios de él en su espalda, las manos bajando por los costados y subiendo por su vientre hasta sus pechos. Éstos acunados entre sus manos y con ligeras presiones. No… Estaba enfadada porque… porque… ¿Por qué cuernos se había enfadado con él?

La risita de él la hizo mover la cabeza hacia el sonido.

  • Te has tensado… Intentas que no te afecte.
  • Estoy enfadada.
  • ¿Por? – Odiaba cuando no sabía lo que decir. No era capaz de acordarse, menos cuando estaba en esa situación. Ni siquiera tenía ya su ropa interior. Él se había encargado de ella con una de las tijeras de la cocina. Bueno, podía estar enfadada por eso mientras recordaba el enfado principal.
  • Perdón… – Un suave beso en la zona que la columna pierde su nombre. – Perdón… – Otro beso en una de sus nalgas. – Perdón… – La otra nalga, celosa de su hermana. Quería saber dónde recaería el siguiente beso, pero no llegaba.

En cambio solo obtuvo el movimiento detrás de ella y, de repente, un líquido cayendo desde los hombros, derramándose por su espalda, bañándola y el olor a vino y fresas impregnando el ambiente. Le hacía cosquillas ese líquido, pero éstas pronto se perdieron cuando la lengua de él empezó a lamerla.

  • ¿Me perdonas? – Preguntó cuando ya había lamido la mitad de la espalda. Ella, apenas pudiendo respirar uniformemente, y menos coordinar después de sufrir su ataque, se volvió a él.
  • ¿Un poquito más? – La sonrisa de él iluminó su rostro. Acercó sus labios a los de ella dejándola probar de su propia boca la pintura corporal que le había echado, su sabor mezclado con el sabor de su piel y la de él mismo.
  • Golosa…
  • Gánate el perdón. – Replicó ella empujando contra él para devolver esos labios a su lugar. Con ella.

Tags: , , ,

Piercings eróticos, ¿producen más placer?

noviembre 19th, 2012 by Judith Viudes | No Comments | Filed in Hablan expertos Factor Mujer, Noticias

Existen muchos rumores a cerca de que los piercings genitales incrementan el placer sexual…

¿Será verdad? ¿Tú que crees?

Bueno, lo primero que hay que decir es que no existen estudios ni investigaciones entorno a ello como para dictaminar si por regla general estos aumentan el placer sexual, pero podemos esclarecer algunas dudas.

¿En qué zonas concretas se colocan?

Zonas existen muchas y variadas. Aquí van alguna de ellas:

Masculinos
Dyode: se lo suelen hacer hombres circuncidados, y se caracteriza por colocar una barra a través del borde del glande.
Frenillo: se coloca una barra en esta zona, en la base del glande o también se puede colocar un anillo.
El Príncipe Alberto: este es el más clásico y el que más se hace. El piercing penetra por la entrada del pene y va desde la uretra hasta salir por el frenillo. Lo más utilizado es un aro.
Ampallang: esta vez es una barra la que atraviesa el glande horizontalmente. La altura dependerá de si se quiere atravesar la uretra o no, y es difícil de poner por los tejidos cavernosos.

Femeninos
Clítoris: este es el menos común, pues resta sensibilidad. Aun así hay mujeres que se ponen un arito o una barra que lo atreviesa.
Capuchón del clítoris: este en cambio, es el más común. Se coloca igualmente un aro o barra que atraviesa el capuchón del clítoris y que permite el roce directo sobre éste.
Labios: en este caso se pueden colocar tanto en los labios menores como en los mayores. Normalmente, se utilizan aros.

Espero que no se os haya revuelto mucho el estomago leyendo algunas de las distintas posiciones de colocar un piercing genital, pero es imprescindible saberlo para saber si estos son capaces de estimular la zona para un mayor placer y como.

Lo primero que hay que decir es que es algo estético, y el primer factor con el que se jugaría, es el factor visual. Habrá gente que le guste más y gente que le guste menos, pero todos sabemos el gran poder que tiene la vista a la hora de excitarnos. Y en este caso, puede servir de detonante para excitarse, factor totalmente psicológico.

¿Pero realmente aumenta el placer?

Como ya hemos citado en otras publicaciones, sabemos que a cada mujer le gusta un tipo de estimulación y lo que es más importante, la forma de hacerlo: velocidad, roce, ritmo, texturas, etc…

Lo que nos lleva a concluir que puede haber mujeres/hombres que si que les guste la sensación que produce este “jueguetito corporal” y a otros que no, o que les resulte indiferente.

Y repetimos, no podemos concluir nada porque esto es tan subjetivo que puede haber tantas opiniones como personas, y para más inri, no se ha investigado sobre ello.

Lo que sí que se ha comprobado, es que muchísimas mujeres confiesan que las que han llevado un piercing en el clítoris en si, han perdido sensibilidad.

¿Por qué?

La hipótesis que más podría encajar es que el clítoris está llenísimo de terminaciones nerviosas, y cuando lo atravesamos para meter un piercing, matamos muchos de ellas.

Por otro lado, podríamos suponer que un arito colocado en el capuchón del clítoris, podría hacer contacto directo con el clítoris durante la estimulación o el coito, y el roce proporcione placer, ayudando a estimular.

De nuevo, solamente se trataría de una suposición, porque mientras puede haber mujeres que les guste, también las habrá que no les guste la sensación lo más mínimo.

Por otro lado, los piercing masculinos en la zona del glande o frenillo, más de lo mismo. Habrá hombres que les guste la sensación que producen mientras se masturban, se les practica sexo oral o durante las relaciones sexuales… y otros que no. Además de jugar a la ruleta rusa, porque puede haber mujeres que les guste la sensación que les proporciona el piercing masculino durante el coito y otras que no quieran ni verlo.

Por último, destacar que a la hora de hacerse un piercing genital, hay que recordar que se trata de una zona extremadamente sensible y requiere cuidados especiales. Informaros muy bien antes de dar el paso.

Tags: , , , ,

Mejores posturas para el Punto G

noviembre 19th, 2012 by Judith Viudes | No Comments | Filed in Hablan expertos Factor Mujer
El post de hoy lo queremos dedicar a las mejores posturas que podéis practicar  en pareja para estimular el punto G.  Antes de ello, merece que peguéis un repaso al post que publicamos a cerca de “El famoso punto G “.

Las posturas más fáciles para estimular el punto G:

El acróbata
Aunque a primera vista parece complicada, no tiene mucho misterio y además ella puede tener el control en cuanto a profundidad de penetración y ritmo.

Se trata de que ella se siente encima de él, pero dándole la espalda y a ser posible, arqueando la espalda hacia atrás para que el abdomen quede un poco más elevado. Esta inclinación permite variar el ángulo de penetración, dirigiéndolo hacia la pared frontal de tu vagina que es donde se encuentra el punto G.

La unión del emú
Esta es una postura muy cómoda para ambos y distinta. Se trata de que los dos os pongáis de pie y concretamente ella le dará la espalda a él. También es recomendable que ella se incline ligeramente hacia delante para que sea más fácil estimular la zona del punto G.

Por otro lado, tener las manos libres en esa posición permite a la vez la estimulación de otras zonas como el clítoris, los pechos, el ano…

El clásico Misionero
Se podría decir que esta es la postura clásica por excelencia, tanto por su comodidad como por lo fácil que es de hacer. Ella tumbada boca arriba y él encima de ella, parece ser que es una postura que no pasa de moda.

Aquí sería recomendable que ella coloque algunos cojines debajo de sus nalgas, de forma que abdomen quede más elevado. Y si él se inclina un poco hacia atrás, el pene podrá adquirir un ángulo que se aproxime más a la parte frontal de la vagina.

Ella también puede ayudarse levantando las piernas y colocándolas sobre los hombros de su pareja o apoyando las rodillas sobre el pecho de él.

El perrito
Esta es otra de las posturas clásicas, que además, excita ante todo a los hombres. Como todos sabemos, se caracteriza por  encontrarse ella de espaldas, apoyándose con rodillas y brazos, y él se coloca detrás llevando el control de la situación.

También puede variar la posición si ella se tumba completamente boca abajo, mientras él la penetra a su parecer desde atrás tumbado o ligeramente sentado. Se conoce como la postura de “El elefante”.

Recordad, que aunque el hombre lleve el control en esta posición, es imprescindible que os comuniquéis para que el placer lo disfrutéis ambos.

La cuchara
Esta posición es muy dulce porque permite mucho juego y proximidad.

Ambos estáis tumbados de lado, mientras ella le da la espalda a él. En esta posición se da una penetración más superficial, que es lo que se necesita para la estimulación de dicha zona erógena.

A la vez, no escatiméis en mimos y estimulación. Unos besos en la nuca de ella mientras se le aparta pausadamente el cabello, le encantará.

Por último y no por ello menos importante, no dejéis de comunicaros.

Es necesario que probéis diversas velocidades, ritmos, rotaciones y ángulos hasta encontrar el que mejor se adapte y sea más cómodo.

Como siempre, el placer es cosa de dos ¡Disfrutad!

Tags: ,

Infecciones de orina

noviembre 9th, 2012 by Judith Viudes | No Comments | Filed in Hablan expertos Factor Mujer, Noticias

Hoy vamos a tratar un problema bastante común, sobre todo entre las mujeres: Los problemas de infección de orina.

¿Qué es una infección de orina?

Se trata de una infección que puede afectar a distintas partes del tracto urinario, ya sea a nivel de vejiga, riñones, uretra o urétres. Ésta se caracteriza por un dolor o ardor, sobre todo cuando se orina. Y en algunas ocasiones, puede ir acompañada de fiebre y dolor abdominal.

Existen tres tipos de infecciones urinarias:

Uretrirtis: Esta es una infección de transmisión sexual (ETS) y como su nombre indica, afecta a la uretra. La pueden sufrir tanto los hombres como las mujeres, y las bacterias más comunes que la causan son la clamidia y la gonorrea.

Cistitis: Esta es la infección más común de todas y prácticamente afecta solo a las mujeres.

Se carcateriza por una infamación de la vejiga, causada por la bacteria Escherichia coli, abundante en el ano. Y además suele ir acompañada de uretritis. Normalmente, se detecta por las ganas urgentes y repetidas de orinar y un ardor característico, muchas veces acompañado por olor fuerte.

Pielonefritis:  esta última quizás sea la más grave, ya que, se refiere a la inflamación de la pelvis y de los riñones. Muchas veces se da como consecuencia de una cistitis no tratada o tratada malamente.

Quisiera añadir un tipo de infección vaginal también muy común:

Candidiasis: es un tipo de hongo que se hospeda en la uretra y la vejiga, y que por ende, puede contaminar las vías urinarias. Sus principales síntomas son el ardor, picazón, dolor y secreción de flujo anormal.

Las infecciones de orina se pueden dar durante todas las edades, y especialmente en mujeres durante el período postmenopáusico, ya que, la bajada de estrógenos durante esta etapa debilita las bacterias que protegen a la vagina de gérmenes patógenos.

Su tratamiento os lo debe de proporcionar un especialista, normalmente se administran antibióticos orales, pomadas y óvulos de antibióticos.

¿Se puede contagiar durante las relaciones sexuales?

SÍ. El meato urinario conectado con la vagina, puede inflamarse y contaminarse perfectamente, así que, ya sabéis que es esencial el uso del preservativo para evitar cualquier infección o ETS.

Igualmente, cabe destacar que durante los periodos de infección, el dolor, ardor y picazón, resultan muy molestos para las relaciones sexuales y además éstas pueden agravar los síntomas. Esto es un hecho que os especificará el especialista.

¿Cómo prevenir las infecciones?

Lo primero es mantener un pH vaginal óptimo. Las bacterias que componen la flora vaginal crean una barrera de protección que impide el crecimiento de microorganismos patógenos.

El pH vaginal que se consigue es ácido y esta acidez desciende a medida que la flora patógena (hongos) se va instaurando.

Se tienen que evitar prendas íntimas sintéticas y excesivamente ajustadas, lo mejor es el uso de prendas de algodón para que la piel transpire.

También debéis evitar lavaros los genitales con el típico gel de ducha, ya que nuestra piel tiene un pH muy distinto al de los genitales y lo altera. Se tiene que utilizar un gel íntimo específico.

Las duchas o lavados vaginales en exceso alteran el equilibrio químico y  también pueden hacer que la flora vaginal se altere, muy a lo contrario de lo que se cree, provocan infecciones.  Tu vagina cuenta con su propio sistema de limpieza natural que elimina las bacterias.

Por otro lado, los perfumes fuertes que podemos encontrar en determinados preservativos, geles, tampones, lubricantes de mala calidad y con espermicidas, sprays femeninos, etc. perturban la flora intestinal y provocan infecciones.

Es importante consumir abundantes líquidos para mantener limpio el aparato urinario y evitar que se acumulen bacterias. Así como también es perjudicial aguantar la orina mucho tiempo.

Por último, consumir alimentos ricos en vitamina C también aumenta la acidez de la orina, evitando que se formen bacterias.

Tags: ,

Poderoso Don Perdón, segunda parte

noviembre 9th, 2012 by Encarni Arcoya | No Comments | Filed in Ideas eróticas, Relatos eróticos
Estaba desnuda de cintura para arriba, expuesta a la visión de él, bueno, lo que era su espalda, pues no se dignaba a darse la vuelta. Él la había vuelto a sujetar por las muñecas, que mantenía sobre la encimera. Estaba fría pero notaba cómo los dedos la acariciaban y eso la iba encendiendo lentamente… Maldecía a su cuerpo por excitarse a pesar del enfado que tenía. Lo había oído pedirle perdón varias veces mientras le besaba la nuca y viajaba hacia delante, la mordisqueaba y volvía a ir hacia atrás. Pero ni una vez había sucumbido. ¡Bien! Todavía tenía algo de dignidad.

  • No las muevas. – Dijo él sacándola de su ensoñación.
  • ¿Qué?
  • No las muevas. – Repitió con el mismo tono haciendo más presión a las manos sobre la encimera. Frunció el ceño, más al perder el calor del cuerpo de él. ¿Qué pretendía?

Pronto el frío metal en la muñeca la hizo volver la vista a las muñecas. ¿Esposas? Apenas tuvo tiempo para reaccionar cuando se encontró con las dos manos esposadas, la cadena de las esposas llevada hacia delante para colgarla de una de las anillas de los accesorios de cocina, y una funda lo bastante gruesa como para impedir que pudiera sacarlas fijada.

  • ¿Qué estás haciendo?
  • Pedirte perdón… – Contestó con altivez. ¿Pedir perdón medio desnuda, esposada y a merced de él?

Sintió las manos de él sobre la cinturilla de sus vaqueros, cómo esas manos pillas iban hacia delante acariciando por encima en la zona más íntima y prohibida en ese momento. Nunca antes la había excitado tanto el sonido de la cremallera bajándose lentamente, notando cómo se habría cada presilla. Y el botón, una vez suelto, la había dejado tan húmeda solo eso. ¿Eso era perdón? ¡Era una tortura!…

Tags: , , , , , , , , , , , ,