Un masaje de final dudoso III

Esperó pacientemente con su miembro enterrado en el interior de ella a que recuperara el aliento, las fuerzas, todo, para saber si él podía alcanzar en su interior el clímax que él quería. La notó darse la vuelta y mirarlo con una sonrisa llena de satisfacción.

Más detalles

¿Y mi masaje? - Preguntó a sabiendas de su respuesta. Él se quedó callado sin moverse. - Sal. - Le ordenó. Ella le señaló el lugar donde estaba colgada la mordaza con el antifaz y él se retiró de ella yendo hacia ese lugar, arrodillándose para que ella le privara de la vista y del habla con esos dos objetos.
Notó cómo las manos de ella le tocaban en el miembro, ya de por sí muy sensible y a punto de explotar. Aguantó como puso su inspección, apretando, soltando, pasando sus manos por los testículos, golpeándolos y cogiéndolos con una sola mano.

Apartó las manos y sintió los látigos que le daba en el pecho, la espalda y en su propio miembro gimiendo a pesar de la mordaza, queriendo que parara y lo dejara liberarse. Pero no iba a ser tan fácil.

Sintió los pechos de ella apretados contra la espalda de él y cómo sus manos le acariciaban los costados para llegar a su pene. Allí sus manos se ocuparon de estimularlo hasta que ya no podía más, hasta que suplicó con sus gemidos y quejidos, hasta que ella le dio la orden y su semen se derramó por el suelo y por la mano de ella llevándosela a la boca para saborearlo. La miró mientras lo hacía y su pene volvió a lanzar más flujo de él. Quería más...

Un masaje de final dudoso I


Relato erótico by Kayla Leiz (enero 2013)


Preguntas de clientes

Haznos tu pregunta

Opiniones de clientes

Comparte tu opinión sobre Un masaje de final dudoso III

También te puede interesar...

Más relatos y experiencias eróticas

Utilizamos cookies propias necesarias para el funcionamiento y cookies de terceros para fines analíticos. Para más información sobre las cookies y configurar tus preferencias, consulta nuestra Política de Cookies.